‘Helicóptero alcanzado por disparos en la Frontera con Venezuela’
julio 3, 2021
La AEB alerta: la nueva crisis será la de “la banca en la sombra”
julio 3, 2021
Show all

Impulsados por la pandemia, los venezolanos se desarraigan de nuevo para venir a NOSOTROS

  • Imperial Valley Press
  • 29 Jun 2021

DEL RIO, Texas (AP) — Marianela Rojas se acurruca en oración con sus compañeros migrantes después de caminar a través de un tramo lento del Río Grande y casi colapsar cuando pisó suelo estadounidense por primera vez.

“No lo diré de nuevo”, interrumpe un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, dando órdenes en español para que Rojas y un grupo de otros 14 venezolanos suban a una camioneta de detención. “Solo pasaportes y dinero en tus manos. Todo lo demás — pendientes, cadenas, anillos, relojes-en sus mochilas.”

Es una escena frecuente a través de la frontera entre Estados Unidos y México en un momento de migración creciente. Pero estos no son agricultores y trabajadores de bajos salarios de México o América Central, que constituyen la mayor parte de los que cruzan. Entre ellos se encuentran banqueros, médicos e ingenieros de Venezuela, y están llegando en números récord mientras huyen de la agitación en el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo y el dolor inducido por pandemias en toda América del Sur.

Dos días después de que Rojas cruzara, salió de la detención y tomó un autobús fuera de la ciudad de Texas de Del Río. La joven de 54 años huyó de las dificultades en Venezuela hace unos años, dejando un hogar paidoff y una carrera como maestra de escuela primaria para un nuevo comienzo en Ecuador.

Pero cuando el trabajo de limpieza que encontró se secó, decidió desarraigarse de nuevo.

“Se acabó, se acabó”, dijo por teléfono a sus seres queridos. “Todo fue perfecto. No dejé de moverme ni un segundo.”

El mes pasado, 7,484 venezolanos fueron encontrados por agentes de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, más que los 14 años para los que existen registros. El sorprendente aumento es un presagio de un nuevo tipo de migración que ha tomado desprevenida a la administración Biden: los refugiados pandémicos.

Muchos de los casi 17.306 venezolanos que han cruzado ilegalmente la frontera sur desde enero habían estado viviendo durante años en otros países sudamericanos, parte de un éxodo de millones desde que el presidente Nicolás Maduro tomó el poder en 2013.

Wsi bien algunos son opositores al gobierno, la gran mayoría está escapando de la devastación económica de larga data marcada por apagones y escasez de alimentos y medicamentos.

Con la pandemia aún haciendo estragos en partes de América del Sur, se reubicaron de nuevo. Cada vez más, se les unen en la frontera de Estados Unidos personas de los países a los que inicialmente huyeron, como Ecuador y Brasil, así como naciones remotas golpeadas duramente por el virus, como India y Uzbekistán.

En comparación con otros migrantes, los venezolanos obtienen ciertos privilegios, un reflejo de su posición financiera más firme, sus niveles de educación más altos y las políticas de Estados Unidos que no han logrado eliminar a Maduro pero que, sin embargo, han hecho que la deportación sea prácticamente imposible.

La gran mayoría entra a Estados Unidos cerca de Del Río, una ciudad de 35.000 habitantes, y no evade la detención, sino que se entrega a buscar asilo.

Al igual que muchas de las docenas de venezolanos con los que la Associated Press habló este mes en Del Río, Lis Briceno, de 27 años, ya había migrado una vez antes. Después de graduarse con un título en ingeniería petrolera, no pudo ser contratada en los campos petroleros cerca de su ciudad natal de Maracaibo sin declarar su lealtad al liderazgo socialista de Venezuela. Así que se mudó a Chile hace unos años, encontrando trabajo en una empresa de tecnología.

Pero a medida que los disturbios antigubernamentales y la pandemia hundieron la economía de Chile, su compañía cerró. Briceño se vende lo que podía para recaudar los $4,000 necesario para llegar a los estados UNIDOS

“Siempre pensé que vendría aquí de vacaciones, para visitar los lugares que ves en las películas”, dijo Briceno. “Pero haciendo esto? Nunca.”

Mientras que los centroamericanos y otros pueden pasar meses llegando al norte, la mayoría de los venezolanos llegan a los Estados Unidos en tan solo cuatro días.

“Este es un viaje para el que definitivamente están preparados desde el punto de vista financiero”, dijo Tiffany Burrow, quien dirige el refugio de la Coalición Humanitaria de la Frontera Val Verde en Del Río, donde los migrantes pueden comer, limpiar y comprar boletos de autobús a ciudades estadounidenses.

They primero vuela a la Ciudad de México o Cancún. Los contrabandistas que se promocionan como “agencias de viajes” en Facebook afirman ofrecer transporte sin complicaciones a los Estados Unidos por aproximadamente 3 3,000.

El elevado precio incluye una despedida guiada desde Ciudad Acuña, donde la mayor parte de los venezolanos cruzan el Río Grande y que se había librado en gran medida de la violencia que se ve en otros lugares de la frontera.

“Si eres un contrabandista en el negocio de mover una mercancía, porque así es como ven el dinero, las armas, la gente, las drogas y todo lo que mueven, como un producto, entonces quieres moverlo a través del área más segura posible y cobrar el precio más alto”, dijo Austin L. Skero II, jefe del sector del Río de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Una vez en los Estados Unidos, los venezolanos tienden a salir mejor que otros grupos. En marzo, Biden otorgó Estatus de Protección Temporal a aproximadamente 320,000 venezolanos, protegiéndolos de la deportación y permitiéndoles trabajar legalmente.

Además, los venezolanos que solicitan asilo — como casi todos lo hacen-tienden a tener éxito, en parte porque el gobierno de Estados Unidos corrobora los informes de represión política. Solo el 26% de las solicitudes de asilo de venezolanos han sido denegadas este año, en comparación con una tasa de rechazo del 80% para los solicitantes de asilo de países más pobres y plagados de violencia en América Central, según el Transactional Records Access Clearinghouse de la Universidad de Syracuse.

Incluso los venezolanos que se enfrentan a la deportación tienen esperanza. La administración Trump rompió relaciones diplomáticas con Maduro en 2019, por lo que se suspenden los viajes aéreos, incluso los vuelos chárter, lo que hace que la eliminación sea casi imposible.

Briceño dijo que si se hubiera quedado en Venezuela, ganaría el equivalente a 5 50 al mes, apenas lo suficiente para sobrevivir.

“La verdad es”, dijo Briceño, ” es mejor lavar inodoros aquí que ser un ingeniero allá.”

Please follow and like us:

Comments are closed.