La cuarentena desboca la hiperinflación en Venezuela
mayo 19, 2020
“El 70% de los casos de coronavirus en Israel comenzaron en EE.
mayo 19, 2020
Show all

La vacuna más avanzada contra la covid da resultados prometedores

La empresa Moderna prevé iniciar ensayos masivos en julio

  • El País
  • 19 May 2020
  • MANUEL ANSEDE, Madrid

La primera vacuna experimental contra la covid-19 ensayada en humanos, de la empresa estadounidense Moderna, ha mostrado ser “segura y bien tolerada” y ha generado anticuerpos en los ocho primeros participantes. La empresa pretende comenzar en julio la prueba con miles de personas. La noticia dio impulso a las Bolsas, con alzas del 3% en Wall Street y del 4,7% del Ibex.

La primera vacuna experimental contra la covid-19 ensayada en humanos, desarrollada en tiempo récord por la empresa estadounidense Moderna, ha mostrado ser “segura y bien tolerada en general” en una primera prueba con 45 voluntarios sanos, según ha anunciado este lunes la compañía. El prototipo ha generado en los ocho primeros participantes unos niveles de anticuerpos neutralizantes —las defensas del organismo que se unen al virus y bloquean su capacidad de infectar las células— similares o mayores que los de la sangre de los pacientes que han superado la enfermedad, ha subrayado Moderna en un comunicado.

La empresa, con sede en Cambridge (Massachussets, EE UU), ha informado también de que su vacuna experimental ha proporcionado “protección completa” frente a la multiplicación del virus en pulmones de ratones vacunados y después infectados, según los ensayos realizados en colaboración con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos. Después de realizar estas primeras pruebas con animales y un puñado de personas, las autoridades estadounidenses han autorizado un ensayo en fase 2 con 600 voluntarios sanos para afinar la dosis. Si todo va bien, la empresa pretende comenzar en julio la fase 3: un ensayo con miles de personas para demostrar la seguridad y la eficacia.

“Los resultados son muy prometedores. Vamos rápidamente a fases 2 y 3. Estamos muy en marcha para tener una vacuna a finales de este año en EE UU y espero que en la primera parte de 2021 en otros países. Estamos muy motivados y orgullosos de, humildemente, seguir teniendo la oportunidad de ser la primera vacuna contra la covid-19”, explica a EL PAÍS el farmacéutico español Juan Andrés, director técnico de Moderna.

La de la empresa estadounidense es una de las 118 vacunas experimentales registradas por la Organización Mundial de la Salud. Ocho de ellas ya se están probando en humanos. Los prometedores resultados preliminares de algunas no garantizan ni que sean eficaces ni que sean seguras.

La de Moderna, además, emplea una revolucionaria tecnología jamás aprobada en una vacuna. La clave de la virulencia del nuevo coronavirus se encuentra en las proteínas de sus espículas, esas protuberancias que hacen que al microscopio parezca una maza de pinchos medieval.

Los científicos de Moderna copian la parte del material genético del virus —el ARN— que contiene las instrucciones para producir esa proteína de la espícula. Al inyectar esa receta de ARN en una persona, las células humanas fabrican solo la proteína del virus y, en teoría, desencadenan una respuesta inmunitaria sin peligro.

“Estamos invirtiendo para aumentar la capacidad de fabricación y poder maximizar la cantidad de dosis que podemos producir para ayudar a proteger a la mayor cantidad de gente que sea posible contra el SARSCoV-2”, declaró Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna. El director técnico, Juan Andrés, ya alertó en marzo de que no basta con tener una vacuna. “La cuestión con las vacunas, sobre todo en las pandemias, es qué cantidad logras tener disponible. ¿A cuánta gente se va a poder vacunar? Los expertos dicen que hay grupos de riesgo, sobre todo los ancianos y la gente que está en la primera línea de batalla en los hospitales. Posiblemente ellos y la gente dedicada a actividades en contacto social serán los primeros candidatos para recibir la vacuna”, detalló en una entrevista con este periódico.

La Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédicos Avanzados (BARDA) de EE UU ha comprometido 483 millones de dólares (445 millones de euros) para financiar el desarrollo de la vacuna experimental de Moderna. La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias [la CEPI, fundada por los gobiernos de Noruega e India, la Fundación Bill & Melinda Gates, el Wellcome Trust y el Foro Económico Mundial] también anunció su apoyo económico a esta vacuna experimental ya el 23 de enero, cuando solo se conocían 581 casos confirmados de la enfermedad en todo el mundo.

Genoma

China publicó el genoma del virus el 13 de enero y el 7 de febrero la empresa Moderna ya tenía listo su candidato a vacuna. El 16 de marzo se iniciaron los ensayos clínicos en humanos, pulverizando todos los récords anteriores. Normalmente, para desarrollar una vacuna hacen falta al menos cinco o diez años.

El prototipo de Moderna no es la única vacuna experimental de ARN, una tecnología que, si se confirma su eficacia y seguridad, facilitaría la producción rápida y masiva de dosis sin necesidad de manejar virus infectivos. La empresa alemana BioNTech y la estadounidense Pfizer comenzaron el 23 de abril pasado a probar otro candidato a vacuna similar en un puñado de personas en Alemania. Los proyectos de la Universidad de Oxford y de la empresa china CanSino, ambos también en pruebas en humanos en este momento, utilizan en cambio virus del resfriado común modificados con la información genética para fabricar la proteína de la espícula del nuevo coronavirus.

Please follow and like us:

Comments are closed.