Venezuela busca canje de petróleo de Irán para aliviar la presión de las sanciones
octubre 9, 2021
El analfabetismo acecha a un pueblo venezolano aislado
octubre 9, 2021
Show all

En Venezuela, un pueblo sobre pilotes sucumbe lentamente al barro

  • The Borneo Post (Sabah)
  • 7 Oct 2021

Congo Mirador fue una vez un lugar idílico: una comunidad de casas sobre pilotes que parecían flotar en las tranquilas aguas de una laguna en el oeste de Venezuela. Ahora, la comunidad está inundada de lodo, víctima del limo generado por el río Catatumbo.

La mayoría de sus residentes tienen le, y Congo Mirador se está desvaneciendo lentamente.

El río nace en Colombia y desemboca en el lago Maracaibo de Venezuela, uno de los lagos más grandes de América del Sur.

El camino del Catatumbo ha sido desviado en numerosas ocasiones a lo largo de los años, enviando lentamente sedimentos fangosos, vida vegetal, ramas de árboles y otros escombros al pueblo, hasta el punto en que se ha visto abrumado por el desorden.

Donde antes había peces, ahora hay malas hierbas.

“Había un lago magnífico, y ahora se ha convertido en una selva”, lamenta Euclides Villasmil, uno de los pocos residentes de Congo Mirador que ha permanecido allí.

Solo unas 10 familias, de las 200 que alguna vez vivieron allí, siguen en sus hogares. El pueblo una vez fue boyante y ruidoso; ahora, está muerto de silencio.

Nadie sabe exactamente cuándo comenzó la invasión del Congo Mirador, pero los residentes dicen que la sedimentación ya estaba empezando a arruinar las aguas prístinas en 2013, cuando se formaron pequeñas islas de barro.

Una vista aérea del pueblo capturada por un dron con cámara deja la falsa impresión de que Congo Mirador existe en medio de un exuberante campo verde, de hecho, es un pantano y la vida es cada vez más difícil.

Junto con el barro, hay serpientes, sapos y otras criaturas, y parásitos que han cambiado progresivamente el ecosistema hasta tal punto que el pueblo es un pueblo fantasma.

“Li le Venice”

Solo quedan unos pocos pilares de la clínica médica que una vez sirvió a los 700 residentes del pueblo.

Algunas casas han sido saqueadas, despojadas de cualquier cosa de valor: desde las puertas hasta las ventanas, incluso los grifos y las tuberías.

Algunas personas incluso desmantelaron sus casas para reconstruirlas en una laguna vecina.

Janeth Díaz, de 59 años, está entre los que abandonaron su hogar. Ahora vive en Puerto Concha, un viaje de tres horas en barco desde Congo Mirador, del que recuerda con cariño.

“El 1 de junio de 2016 fue uno de los días más tristes de mi vida”, dijo, refiriéndose a la fecha en que le dijo al pueblo.

Díaz dice que Congo Mirador era su ‘li le Venice ‘donde’ todos éramos una gran familia’.

Pero cuando llegó el barro, ella dijo: “Sentí que me tenía agarrado.”

Su madre murió a los pocos meses de le Congo Mirador.

Douglas Camarillo, de 62 años, se niega a irse. Sumergido en el barro hasta el pecho, con sudor en la frente, pasó dos semanas despejando un camino de solo 130 metros para que él y sus vecinos pudieran usar sus barcos.

“No voy a dejar que mi pueblo muera. Mientras esté vivo, el pueblo no morirá,” prometió.

La iglesia se ha mantenido intacta, incluso si han pasado varios años desde que alguien celebró la Misa allí.

Un cáliz oxidado se encuentra encima del altar adornado con flores de plástico que han sobrevivido a los estragos del tiempo, todo bajo la atenta mirada de una estatua de Nuestra Señora del Monte Carmelo, la patrona de las comunidades marineras.

El éxodo del Congo Mirador ha hecho la vida aún más difícil, ya que la central eléctrica que proporcionaba electricidad a la aldea no ha estado operativa durante años y la antena telefónica no funciona.

El combustible, que solía ser casi gratuito en esta nación productora de petróleo, ha sido difícil de adquirir y costoso en los últimos años, ya que Venezuela entró en una espiral de incertidumbre política y económica.

“Mi madre murió en Maracaibo, dos (de mis ocho hermanos) y yo no pudimos ir a su entierro porque no teníamos gas”, dijo Erwin Gotera, de 33 años, quien nació en la zona.

Gotera, un padre, dice que la mitad de lo que gana de la pesca ahora se usa para pagar el combustible.

“Aquí, el gas nos está matando”, dijo.

Había un lago magnífico, y ahora se ha convertido en una selva.

Euclides Villasmil

Please follow and like us:

Comments are closed.